ENVIOS GRATIS EN COMPRAS MAYORES A $499

4 comidas rápidas caseras que debes conocer

4 comidas rápidas caseras que debes conocer

Hablar de comidas caseras siempre nos trae a la mente imágenes de platillos hechos con ingredientes sencillos y con un toque de sabor único de cada hogar, por eso aquí te traemos 4 opciones de comidas rápidas caseras para que optimices el tiempo con tu familia y a la vez deleites tu paladar.

¡Sigue leyendo!

¿Por qué cocinar en casa?

Los alimentos preparados en casa, suelen ser más saludables que aquellos que comemos por fuera, por el simple hecho de conocer cada ingrediente que ponemos en nuestro plato.

Además, la decisión de la cantidad de grasas, proteínas o carbohidratos que queremos consumir, depende de nosotros. 

Ahora, veamos cuáles son esas comidas que puedes preparar en la comodidad de tu hogar hasta que te conviertas en un experto. ¡Empecemos!

1. Ensalada César light

Número de porciones: 1.

Tiempo de preparación: 20 minutos.

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo cortada en cubos, cocida a la plancha
  • 5 hojas de lechuga
  • 200 g de claras de Huevo San Juan
  • 1/2 cucharada de mayonesa baja en grasa
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 2 cucharadas de salsa de soya
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 rebanada de pan integral tostado y cortado en cubos
  • sal y pimienta al gusto

Preparación

  1. Desinfecta y seca bien la lechuga, cortándola posteriormente en tiras gruesas. Ponla en una fuente para ensalada. 
  2. Cocina las claras de huevo, córtalas en trozos grandes y reserva.
  3. Incorpora en la fuente para ensalada, el pollo en cubos y las claras de huevo.
  4. Prepara un aderezo mezclando la salsa de soya, la mostaza, la mayonesa y el limón y el ajo.
  5. Sirve colocando el aderezo sobre la ensalada César y agrega un poco de sal y pimienta
  6. Agrega los cubos de pan tostado, para lograr un toque crujiente.

2. Verduras con pollo y claras 

Número de porciones: 4 a 5.

Tiempo de preparación: 25 minutos.

Esta es una comida casera muy fácil y rápida de preparar, ideal para varias personas porque los vegetales le dan volumen al plato.

Aunque parezca que son muchos pasos, solo se trata de picar y saltear los ingredientes.

Ingredientes

  • 2 pechugas de pollo cortadas en cubitos
  • 1 pimiento amarillo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 calabacín
  • 2 cebollas largas picadas en rodajas finas
  • 2 zanahorias cortadas en bastoncitos delgados
  • 1 taza de brócoli 
  • 100 g de champiñones fileteados
  • 300 g de claras de Huevo San Juan
  • 1/4 de taza de salsa soya 
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/4 de taza vinagre blanco
  • 1 pedazo mediano de jengibre fresco picado
  • 3 dientes de ajo picado 
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo apenas tostadas

Preparación

  1. Desinfecta y corta los vegetales en bastoncitos del mismo grosor.
  2. Cocina las claras de huevo y córtalas en trocitos. 
  3. En una sartén grande, calienta el aceite a fuego máximo y agrega el pollo. 
  4. Es importante darles un tiempo a los cubos de pollo para que se doren bien, retira del fuego y reserva.
  5. Coloca 1 cucharada de aceite, calienta nuevamente y agrega las zanahorias, la cebolla y los pimientos y deja saltear por dos minutos.
  6. Agrega los champiñones y el calabacín y deja en el fuego durante dos minutos más.
  7. Agrega luego el resto de las verduras moviendo la sartén constantemente, hasta que las verduras se ablanden un poco, no más de cinco minutos.
  8. Añade la cebolla larga, el jengibre, las claras de huevo y el ajo picado y cocina revolviendo siempre, hasta que el pollo esté cocido y los vegetales tiernos (pero no recocidos). Unos 5 minutos más aproximadamente.
  9. Mezcla la salsa de soya con el vinagre blanco y viértela sobre la preparación. Deja cocinar tres minutos más, revolviendo para lograr una consistencia espesa.
  10. Retira del fuego y sirve con semillas de sésamo por encima.

3. Omelette de claras de huevo y verduras

Esta es por excelencia una de las comidas más rápidas y nutritivas que puedes hacer cuando no tienes mucho tiempo ni una gran variedad de ingredientes en tu despensa. 

Solo necesitarás: 

  • 200 g de claras de Huevo San Juan
  • 2 cucharadas de crema baja en grasa
  • 1 calabacita cortada en cubitos
  • 1 pimiento rojo, finamente picado
  • 1/4 de cebolla, finamente picada
  • sal y pimienta al gusto
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • salsa verde, opcional

Preparación

  1. Bate las claras de huevo con la crema. 
  2. Añade a la mezcla la calabacita, el pimiento rojo y la cebolla. 
  3. Ponle sal y pimienta. 
  4. Calienta previamente una sartén a fuego medio y agrega el aceite. 
  5. Vierte las claras y deja que se cocine durante cuatro minutos. Voltéala y déjala cocinar tres minutos más. 

¡Y listo! Puedes servirlo con salsa verde o comerlo solo si así lo prefieres. 

4. Smoothie de frutos rojos 

Número de porciones: 1.

Tiempo de preparación: 5 minutos.

Esta es una alternativa energética, natural, con vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro y mejora el estado de ánimo. Además, gracias a las claras de huevo, es una buena fuente de proteínas.

Ingredientes:

  • 200 g de frutos rojos congelados (fresa, frambuesa, arándanos rojos y azules, moras o grosellas).
  • 150 g de claras de Huevo San Juan
  • 150 g de leche de coco baja en grasa
  • 150 g de yogurt natural sin endulzar
  • endulzante al gusto, puede ser stevia
  • hielo picado

Preparación

  1. Pon en la licuadora los frutos rojos, la leche de coco, el yogur, las claras de huevo y el hielo picado; tritura a la máxima potencia.
  2. Sirve en un vaso grande y si deseas puedes agregar hojitas de menta o algunas fresas y arándanos.

¡Tómalo recién hecho!

Consejos para un buen smoothie

  • El secreto es estar bien frío, todos los ingredientes deben estar en refrigeración horas antes, en especial la fruta debe estar congelada. 
  • Elige frutas y verduras de calidad. Ten en cuenta que cuanto más madura la fruta, más dulce será el sabor del smoothie.
  • No exceder en el triturado para que no se caliente la mezcla.
  • Si está muy espeso, puedes rebajarlo con agua fría. Si está muy líquido, puedes hacerlo más denso añadiéndole un poco de yogur.

¿Te han gustado estas opciones para tus platillos diarios?

Atrévete a preparar alguna de estas opciones de comidas rápidas caseras, ¡y cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

 

Nueva llamada a la acción

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados son obligatorios *

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados