ENVIOS GRATIS EN COMPRAS MAYORES A $499

Metabolismo de las proteínas: ¿cómo lo lleva a cabo nuestro cuerpo?

Metabolismo de las proteínas: ¿cómo lo lleva a cabo nuestro cuerpo?

Nuestro cuerpo necesita proteínas para funcionar y por eso realiza procesos como el metabolismo de proteínas.

Las proteínas son moléculas que se encuentran en todas las células vivas. Tienen estructuras formadas por aminoácidos que nuestro cuerpo absorbe para dirigir funciones vitales.

Además, ¿sabías que el metabolismo de proteínas está relacionado con la regeneración muscular?

Si quieres conocer cómo realiza el cuerpo este proceso, ¡sigue leyendo!

¿Qué son los aminoácidos?

Primero tenemos que decirte la importancia de los aminoácidos, ya que son el componente principal de las proteínas. Los aminoácidos son unidades químicas o compuestos orgánicos que forman las estructuras de las proteínas.

Cuando ingieres alimentos, tu cuerpo descompone los nutrientes en elementos químicos más sencillos para construir con ellos sus propios tejidos. Así, los aminoácidos se absorben a través del intestino después de la digestión. Entonces, el cuerpo descompone las proteínas en aminoácidos, les inserta nuestro ADN y crea nuevas proteínas internas.

Existe un total de 20 aminoácidos de los cuales 9 son esenciales.

Tipos de aminoácidos

Esenciales

Son los que el cuerpo no produce por sí mismo, por lo que recurrimos a los alimentos para obtenerlos; las proteínas que contienen estos aminoácidos son conocidas como exógenas.

No esenciales

Son los que el cuerpo produce por sí solo a partir de nutrientes previamente ingeridos. En este proceso intervienen las proteínas endógenas.

Condicionales

Generalmente no son esenciales, salvo cuando existe una enfermedad o estrés.

¿Cómo se lleva a cabo el metabolismo de las proteínas?

Este metabolismo presenta un proceso de 5 fases:

1. Digestión

Las proteínas llegan al tracto gastrointestinal, que es donde tenemos enzimas proteolíticas —sustancias que el estómago y el páncreas producen. Estas enzimas conducen las proteínas al estómago.

Una vez ahí, por medio del jugo gástrico, se destruyen las bacterias y se reduce el peso molecular de la proteína, rompiendo los enlaces químicos que la forman para finalmente producir tripéptidos, dipéptidos y aminoácidos libres.

2. Absorción

Ya que termina el proceso de digestión, pasamos a esta fase de absorción de aminoácidos que se realiza al interior del enterocito. Los enterocitos son células del intestino que absorben nutrientes y transportan agua y electrolitos al organismo.

La absorción de aminoácidos por el enterocito es posible gracias a ciertas proteínas de nuestro cuerpo como la albúmina.

3. Metabolismo en el enterocito

Mientras los aminoácidos son procesados por el enterocito, un pequeño porcentaje de esos aminoácidos son empleados en:

  • secreción;
  • recambio;
  • reemplazo de células perdidas;
  • obtención de energía.

Todos los demás aminoácidos se convierten en nutrientes para el organismo; por eso si los aminoácidos se introducen por vía parenteral (intravenosa), puede producirse atrofia celular, ya que no se realizan todas las fases del metabolismo de las proteínas.

4. Metabolismo en el hígado

En este cuarto paso, los aminoácidos se transportan del enterocito a la vena porta, donde se acumulan en un "depósito".

Este depósito viaja a través de esa vena hasta el hígado, donde se preparan los aminoácidos, para repartirse en 3 vías de dirección:

  1. Vena suprahepática —donde se transporta sangre desoxigenada—; aquí entran los aminoácidos sin cambios y pasan a la circulación sistémica.
  2. Los aminoácidos conforman proteínas como la albúmina para liberarse también en la circulación sistémica ya transformados.
  3. Catabolismo que es la última fase del metabolismo de las proteínas.

5. Degradación o catabolismo

Los aminoácidos que no sirven para generar nuevas proteínas no se almacenan, sino que son catabolizados degradados. La degradación sigue 3 pasos para que una vez separados los compuestos se sigan las rutas metabólicas correspondientes.

a) Transaminación

Es una reacción química que separa en 2 grupos los aminoácidos —útiles y no útiles—, donde intervienen enzimas que abundan en el corazón e hígado, que son liberadas cuando los tejidos sufren lesiones.

b) Desaminación oxidativa

Eliminación del grupo que no sirve y permitiendo que el grupo restante forme distintos elementos:

  • Glucogénicos: Es la glucosa que sirve a falta de carbohidratos, como combustible para el cerebro y el tejido muscular.
  • Cetogénicos: Son precursores de lípidos.

c) Descarboxilación

Ya que parte del proceso se realiza en el hígado, este produce amoníaco que debe ser eliminado. La descarboxilación es esa eliminación de amoníaco por distintas vías. Además, este proceso ayuda a producir dopamina, adrenalina y serotonina.

¿Qué es la regeneración muscular?

La regeneración muscular comienza cuando a causa del esfuerzo físico se rompen las fibras o tejidos musculares y deben volver a unirse. Tenemos 3 variedades de tejido muscular que debes conocer para saber cómo se realiza esta regeneración.

Tejido cardíaco

Se localiza en las paredes del corazón y no tiene capacidad para regenerarse, por lo que se repara de manera involuntaria mediante la formación de una cicatriz para protegerlo.

Tejido liso

Se localiza en las paredes de los órganos viscerales huecos, se regenera moderadamente, pero también de manera involuntaria y si no hay suficiente tejido, al igual que el cardíaco se repara mediante una cicatrización.

Tejido esquelético

Se encuentra en los músculos adheridos al esqueleto, se regeneran de manera voluntaria y puede modificarse rápida y eficazmente con el ejercicio físico, a través de procesos como la hipertrofia muscular.

Es el único en el que podemos influir durante su regeneración a través del consumo de proteínas.

¿Cómo influye el metabolismo de las proteínas en la regeneración muscular?

La regeneración muscular es necesaria cuando los tejidos musculares sufren alguna lesión -que puede ser provocada- y para lo cual es necesaria la presencia de los aminoácidos esenciales.

Si tu objetivo es acelerar el proceso de regeneración muscular, el consumo de alimentos que contengan aminoácidos esenciales es el camino a seguir, en especial aquellos con isoleucina y valina, pues estos aminoácidos tienen como función principal reforzar el músculo y ayudar en su reparación.

La regeneración muscular puede ser necesaria por alguna de las siguientes razones:

  • lesiones deportivas;
  • atrofia muscular;
  • reconstrucción o recuperación de masa muscular;
  • prevención de fibrosis.

¡Ahora ya lo sabes! Debes consumir proteínas con aminoácidos esenciales para que el metabolismo de las proteínas se realice correctamente y además puedas lograr una regeneración muscular efectiva.

¿Conoces otros beneficios del metabolismo de las proteínas además de la regeneración muscular? ¿Tienes alguna duda?¡Deja tu comentario!

CTA-Horizontal

 

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados son obligatorios *

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados