ENVIOS GRATIS EN COMPRAS MAYORES A $499

Regeneración muscular: ¿qué es y por qué es importante?

Regeneración muscular: ¿qué es y por qué es importante?

Entrenas todos los días, sigues una dieta balanceada y rigurosa, eres una persona disciplinada, pero aún no consigues los resultados que buscas en tu cuerpo, si es así, lo que hace falta es que pongas atención a la regeneración muscular.

Si realizas este paso de manera correcta, podrás alcanzar tu objetivo de tener un cuerpo en forma y saludable. En este artículo aprenderás todo lo que necesitas saber sobre la regeneración muscular y las maneras en que puedes conseguirlo.

¡Sigue leyendo!

¿Qué es la regeneración muscular?

Es el proceso en el que un cuerpo pasa por una lesión muscular o hipertrofia, rompiendo las fibras musculares existentes, dando la oportunidad al cuerpo de que regenere esas fibras, reforzándolas con fibras aún más gruesas, causando el aumento del peso y tamaño del músculo trabajado.

En palabras más simples, es la manera en la que hacemos que los músculos sean más grandes.

¿Por qué es importante la regeneración muscular?

La respuesta es simple: no obtendríamos el volumen de músculo que buscamos para nuestro cuerpo.

La regeneración muscular es una de las etapas necesarias para el desarrollo sano del cuerpo. Sin embargo, este proceso no se puede llevar a cabo de una manera aislada, sino que está conectado con múltiples aspectos de nuestro cuidado personal.

Es necesaria la disciplina rigurosa, rutinas exigentes en el gimnasio, una dieta adecuada a cada una de las características de tu cuerpo y tu forma de vida, así como poner atención a la regeneración muscular para conseguir los resultados para el cuerpo deseado.

Sin la regeneración muscular, pondríamos en riesgo todos los esfuerzos dirigidos a esa vida saludable y el cuerpo por el que trabajamos tan duro, y simplemente no obtendríamos los resultados por los que damos el máximo esfuerzo.

Pasos para realizar una regeneración muscular saludable

Existen distintas formas de regeneración muscular, algunas son extremas y requieren de ciertos recursos a los que no todos tienen acceso. Por lo general, las usan atletas de élite y alto rendimiento que tienen lo necesario para llevar a cabo esos métodos de regeneración muscular.

Pero no te asustes, existen otras formas que siguen los mismos principios y están al alcance de todos, pues son más fáciles de seguir y no requieren de recursos especiales.

A continuación, te damos a conocer algunas de las maneras más recomendables, siguiendo los pasos indispensables para lograr una regeneración muscular saludable.

1. Consume la proteína adecuada

Este paso es previo al ejercicio en el gimnasio y posterior a éste. La proteína es el elemento esencial a partir del cual se genera el tejido muscular, por lo que el primer paso para llevar a cabo una regeneración muscular adecuada es el consumo de la proteína en la cantidad que nuestro cuerpo necesita.

Una de las mejores opciones al momento de considerar consumir esa proteína, es la albúmina de huevo, pues ésta contiene todos los aminoácidos esenciales que necesita el cuerpo para todas las funciones que debe realizar al momento de entrenar.

Una vez que nuestro cuerpo tiene todos los aminoácidos para satisfacer todas las funciones que nuestro cuerpo necesita, nos da la capacidad de llevar a cabo la regeneración muscular de la manera más completa y efectiva.

Si deseas complementar el consumo de proteína, siempre podrás acudir a otras fuentes como la carne, el pollo o el pescado. Sin embargo, deberás cuidar no consumir más proteína de la que tu cuerpo necesita en un programa de dieta y entrenamiento determinados.

2. Entrenamiento intenso

En la rutina de ejercicio del día, deberás cargar un peso al que no estás acostumbrado, claro, partiendo del supuesto de que estás supervisado por un profesional y la rutina cumple con tus capacidades y objetivos.

Recordemos que el proceso de regeneración muscular parte del supuesto en el que se da una lesión, es decir, cuando nuestro cuerpo interpreta que existe un momento de hipertrofia muscular, es cuando se le da la orden de reparar el tejido, aumentando la fibra que ya hay.

En otras palabras, una vez que se carga un peso al que no se está acostumbrado, se rompen las fibras musculares, una vez que se produce esa lesión, se regeneran esas fibras, pero esta vez son más gruesas, pues el cuerpo pretende que no se vuelva a dar otra lesión.

3. Enfriamiento

Ahora que conseguiste ese ejercicio intenso, llega el momento del enfriamiento.

Considera que este paso se realiza cuando aún estás en el gimnasio. Ahora que el cuerpo está cargado de ácido láctico por el entrenamiento intenso, debes realizar un enfriamiento lento.

Para ese enfriamiento te recomendamos usar una caminadora o una elíptica, úsalas a un ritmo de entre 4 a 6 kilómetros por hora, en un rango de tiempo de entre 5 a 10 minutos.

Otra manera de un enfriamiento eficaz, sería realizar ejercicio aeróbico moderado, trota durante 20 a 30 minutos para que le des la oportunidad a tu cuerpo de deshacerse del exceso de ácido láctico que se generó en esa rutina de ejercicio intensa.

Lo más importante es que al momento de enfriarte no le exijas demasiado a tu cuerpo, de lo contrario, no servirá de nada el esfuerzo para lograr la regeneración muscular.

4. Estiramiento

No olvides que el estiramiento es uno de los pasos que no deben faltar en una buena rutina de ejercicio.

El estiramiento deberá consistir entre 10 y 20 minutos de ejercicios de flexibilidad estática que trabajen los músculos que han sido trabajados en la rutina previa.

Procura que el estiramiento sea lo suficientemente relajante para el grupo de músculos trabajado, pues el trabajo intenso al cual han sido sometidos ha producido una cantidad de ácido láctico importante.

Para poder deshacernos de una buena cantidad de ácido láctico, deberás estirar y relajar ese grupo de músculos siguiendo el recorrido del movimiento, manteniendo la posición durante 30 segundos e ir dejando de tensar poco a poco.

5. Descansa

Este aspecto es uno de los más importantes, tratándose de regeneración muscular.

Hemos establecido que el músculo ha sufrido por gran trabajo y tensión en la rutina al punto de alcanzar la hipertrofia buscada en dicha sesión de ejercicio, por lo que ahora, debemos dar la oportunidad de que el músculo descanse para que puedan regenerarse las fibras rotas.

Asegúrate de mantenerte lo más relajado posible, esto abarca desde el estrés del día a día, hasta un descanso efectivo de dormir 8 horas y recuperar la mayor cantidad de energía posible.

Para mantenerse sin estrés, a algunas personas les resulta muy efectivo asistir a sesiones de yoga, otras recurren a la meditación en espacios abiertos o desde un lugar adecuado en casa, sea cual sea tu método, asegúrate de mantenerte lejos de las tensiones del trabajo o la escuela y relájate.

Ahora que ya conoces qué es la regeneración muscular, su importancia y la manera de llevarla a cabo, aplícala y cumple tus metas, consigue el cuerpo por el que tanto trabajo, dedicación y esfuerzo le dedicas.

Si te ha gustado conocer sobre la regeneración muscular, ¡comparte en redes sociales esta valiosa información!

Nueva llamada a la acción

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados son obligatorios *

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados