ENVIOS GRATIS EN COMPRAS MAYORES A $499

Vitaminas y proteínas: ¿qué relación tienen?

Vitaminas y proteínas: ¿qué relación tienen?

¿Conoces la relación de las vitaminas y proteínas? Muchos procesos en nuestro cuerpo están vinculados entre sí y todo lo que comemos tiene un efecto en nuestro organismo.

Por eso, es importante conocer las estrechas relaciones entre estos. Y, para que tengas una idea clara, en este contenido te hablaremos de las vitaminas y proteínas.

¡Continúa leyendo este artículo y descubre todo lo que necesitas saber sobre ambas y cómo se conectan! ¡Buena lectura!

Proteínas: ¿qué son y dónde encontrarlas?

A grandes rasgos, una dieta regular está compuesta por grasas, carbohidratos y proteínas. Estas últimas son macronutrientes esenciales que conseguimos por medio de los alimentos que consumimos. En otras palabras, podemos encontrarlas en alimentos, como: 

  • pavo; 
  • pollo; 
  • carne magra; 
  • cacahuates; 
  • frijoles.

Las proteínas llevan a cabo funciones indispensables para que nuestro organismo se comporte de manera adecuada, pues están presentes en cada una de nuestras células.

Así, la tarea principal de las proteínas es ayudar a formar los músculos, huesos y proporcionarnos energía. Además, se consideran indispensables porque participan en la reparación de las células y producción de otras nuevas. 

¿De qué están hechas las proteínas? 

Las proteínas están formadas por cadenas de aminoácidos, los cuales a su vez necesitamos para mantener nuestra salud en orden.

En general, nuestra ingesta diaria de proteínas debe estar alrededor de los 50 gramos, sin embargo las necesidades de cada persona pueden variar, como en el caso de las mujeres en embarazo que requieren un consumo mayor.  

Una vez que ingerimos las proteínas, los procesos de digestión son los responsables de que estas se metabolicen en el cuerpo y se descompongan en partículas más pequeñas como son los aminoácidos.

Ahora bien, si notaste algunos términos que desconoces, ¡no te preocupes! A continuación te explicaremos tres conceptos claves que te ayudarán a entender mejor la relación de las vitaminas y proteínas: 

1. Los macronutrientes

Los macronutrientes esenciales son indispensables para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. 

Estos son sustancias que le dan a nuestro cuerpo lo que necesita para sus funciones vitales y se encargan de: 

  • proporcionar energía; 
  • construir y reparar estructuras;
  • promover el crecimiento; 
  • regular funciones metabólicas. 

2. Aminoácidos

Los alimentos proteicos se convierten en los famosos aminoácidos, los cuales necesitamos para nuestra salud. Podemos encontrar tres grupos de ellos: 

  1. Aminoácidos esenciales: Nuestro cuerpo no los produce y tenemos que buscarlos en los alimentos que ingerimos a lo largo del día. 
  2. Aminoácidos no esenciales: Los genera nuestro cuerpo al descomponer las proteínas que comemos. 
  3. Aminoácidos condicionales: Son necesarios cuando enfermamos o estamos bajo efectos de mucho estrés. 

3. Metabolismo

Nuestro cuerpo convierte los alimentos en energía y a este proceso que llevan a cabo las células, se le conoce como metabolismo. Esa energía es la que luego usamos para realizar actividades físicas y mentales. 

¿Qué son las vitaminas? 

Las vitaminas son nutrientes cuya función principal es ayudar a asimilar otros nutrientes, participan en procesos químicos del sistema nervioso, forman hormonas, y aunque no dan energía como tal, sí son indispensables para la producción de esta.

A pesar de que son sustancias necesarias para vivir, la mayoría de ellas nuestro cuerpo no puede producirlas por sí solo y por eso debemos obtenerlas los alimentos.

Y, cuando ingerimos las dosis adecuadas de vitaminas, estamos contribuyendo a que nuestro organismo en conjunto funcione de manera óptima. 

¿Cuáles vitaminas se necesitan?

Existen 13 vitaminas que son esenciales y cada una cumple una función diferente en nuestro cuerpo.

Las vitaminas se dividen en dos grupos:

Vitaminas hidrosolubles

Son aquellas que no se almacenan en el cuerpo y una vez que se utilizan, el organismo elimina los sobrantes mediante la orina. Estas son:

  • folato (ácido fólico y B9);
  • niacina (B3);
  • ácido Pantoténico (B5);
  • tiamina (B1);
  • piroxidina (B6);
  • vitamina B12, la cual se absorbe mucho mejor de fuentes animales que vegetales y tiene la capacidad de permanecer en el hígado por varios años;
  • biotina (B7), destaca por ser indispensable para metabolizar proteínas y carbohidratos, ayudando al cuerpo a descomponer los alimentos para utilizarlos —es necesaria para el crecimiento y se encuentra en alimentos como el huevo o los plátanos. 

Vitaminas liposolubles

Son las que se absorben de manera más fácil en el cuerpo al digerir alimentos grasos. Estas vitaminas se almacenan en el hígado y el organismo puede retenerlas por más tiempo.

Entre estas están:

  • vitamina A;
  • vitamina D;
  • vitamina E;
  • vitamina K.

Además, el organismo necesita también colina y carnitina, considerados factores similares a las vitaminas que ayudan en procesos cerebrales, energéticos y del hígado.

¿Puedo tener exceso de vitaminas?

La respuesta es: ¡sí! Y ten en cuenta que más no siempre significa mejor.

Lo ideal es mantener un balance de vitaminas en nuestro organismo, pero definitivamente sí se puede llegar a un exceso de vitaminas. 

Esto no es precisamente algo beneficioso, pues al igual que su deficiencia, puede ocasionarnos graves problemas de salud. Esto es lo que puede pasar cuando hay un desbalance de vitaminas:

  • Hipovitaminosis: Lo que se conoce como déficit o falta de una o varias de las vitaminas requeridas, lo que puede desencadenar fallos cardíacos, cáncer u osteoporosis, entre otros padecimientos. 
  • Hipervitaminosis: Es el exceso de vitaminas y los riesgos dependerán del tipo de vitaminas que hayan rebasado su límite. Así, los padecimientos pueden ir desde náuseas, vómitos, problemas en los huesos o el cerebro, entre otros. 

En general, es difícil que una persona presente hipervitaminosis cuando obtiene las vitaminas de los alimentos que consume en una dieta balanceada. La acumulación excesiva de vitaminas puede ocurrir cuando se toman suplementos sin la debida supervisión médica

Por esta razón, siempre asesórate de un profesional de la salud, pues es quien está en capacidad de evaluar si tienes deficiencias de nutrientes y te recomendará una solución de acuerdo a tu caso en particular. 

Proteínas: las amigas de las vitaminas 

Si hay algo que tienen en común las vitaminas y las proteínas, ¡es que las necesitamos para vivir!

Las proteínas son grandes trabajadoras, aparte de las funciones que hemos mencionado anteriormente, ellas también se encargan de transportar nutrientes en nuestro cuerpo, entre ellos, las vitaminas —que obtenemos al ingerir proteínas.

Finalmente, recuerda que para lograr el balance de vitaminas y proteínas en tu cuerpo, no necesitas consumirlas todas en una comida, lo importante es que a lo largo del día ingieras alimentos variados como frutas, verduras, legumbres, granos, huevos y lácteos, para que tu cuerpo vaya obteniendo lo que necesita. 

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¿Tienes alguna duda al respecto? ¡Déjanos tus comentarios en la casilla de abajo! ¡Con gusto te leeremos y responderemos!

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados son obligatorios *

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados